El cornudo me entregó… Justo cuando creí que iba en serio…


Nos conocimos, atracción mutua, un tiempo de histeriqueo y buen… Hace un mes que salimos. Todo muy bien desde el principio, gustos similares, sin traumas con el sexo, fuimos a la cama a las dos o tres salidas y fue sensacional. Los dos teníamos experiencias anteriores y las supimos aprovechar, a la hora de coger… a coger, sin complejos ni tapujos. Así llegó e jueves de la semana pasada (pongámosle, en realidad esto fue en el verano) con todo andando sobre rieles.

-El sábado mi familia hace una reunión en la quinta por el cumpleaños de mi abuela, quiero que vengas

Quedé muda, una reunión familiar pero no conozco a nadie…

-¿Me estás pidiendo que vaya a una fiesta de tu familia? Nunca me llevaste a tu casa, no conozco…

Me interrumpe

-Bueno, va siendo hora.

En mi cabeza mil ideas todas juntas… “Me va a presentar a los padres”… “No tengo ropa”… “Nunca hablamos de nuestras familias y menos de presentarnos”…

-Hay pileta así que tenés que llevar bikini… Y espero que sea bien sexy… La más linda de todas!

-Estás loco, no me conocen y querés que vaya medio en bolas…

-Si hasta mi vieja anda en tanga en la quinta, los babosos de mis amigos siempre la quisieron enfiestar…

-Hijos de perra…

-¿Por qué? Yo les hice gamba más de una vez, le vendría bien a la jovata que le sacudan unos buenos polvos.

-Sos un guacho…

Bueno, esa noche cogimos como nunca, yo estaba exultante… Me presentaba en familia… Me estaba tomando en serio.   El sábado me puse mi bikini negro, no el más chico que tengo pero uno bien sexy, con mi pelo rubio y la piel ya cobriza por el sol me quedaba justo como Nico quería sin ser demasiado atrevido. Encima un solero algo suelto bien escotado pero no muy corto. Como todo terminaba temprano no hacía falta ropa para cambiarse y el calor estaba apretando así que no necesitaba nada más. Nico… Perdón, no nos presenté, yo soy Rosi y mi chico (¿novio?) es Nico. Nico me pasó a buscar temprano y cuando le mostré lo que llevaba quedó encantado

-¡Seguro que voy con la chica más linda de la fiesta!

-Me dijiste que era una reunión familiar no una fiesta

-Es una forma de decir… No te asustes, no es nada formal.

Llegamos, me presentó a la madre, los tíos, primos y al final la abuela, una vieja divina, le encantó el regalo que le llevé y todos me trataron como si me conocieran de toda la vida.   Ya en la pileta estaban varios grupos de amigos, muchos de nuestra edad, amigos de Nico y de sus primos. A dos o tres de los amigos de Nico los conocía de haber salido en grupo alguna vez.

Pasó el almuerzo y por el calor pasamos casi toda la tarde en la pileta. No está bien que lo diga yo pero era sin duda si no la más linda sí la que atraía todas las miradas masculinas, algunos con recato y otros sin ningún reparo. Nico estaba radiante, me paseaba de la cintura luciéndome como a un trofeo y la verdad es me infló bastante el ego, sentirme así apreciada por Nico y… Hasta diría deseada por el resto de varones, a pesar de haber otras chicas muy lindas y algunas más atrevidas que yo.

Sobre la tarde los mayores se fueron retirando y al final que damos algunos amigos, la madre de Nico, él y yo. Terminamos de guardar todo y cuando faltaban unas pocas sillas del jardín la madre se despide y le pide a Nico que se encargue de cerrar él.

Con una pareja y dos o tres chicos más nos que damos a tomar unos tragos antes de irnos, el calor había aflojado así que entré y me saqué el bikini mojado y me puse sólo el solero. Sentados en los sillones del parque seguimos tomando unos cuantos tragos más, yo ya estaba algo picadita y Nico se puso mimoso, entre la emoción de todo el día y los tragos no opuse ninguna resistencia, todo lo contrario, me excité enseguida y nos empezamos a besar y acariciar sin prestar atención al resto.

Al rato me pareció oír que alguien se despedía pero ni nos molestamos en levantarnos a saludar, seguimos con lo nuestro. Nico me levanta de la cintura y me pone a horcajadas sobre su falda, me empieza a levantar el solero y ahí me acordé que no tenía nada abajo.

-Pará que abajo estoy desnuda

-No pasa nada, somos todos amigos, a parte ya está algo oscuro

Un poco porque era cierto que estaba anocheciendo pero sobre todo por los tragos que me tenían bastante aturdida lo dejé hacer. Me acariciaba las nalgas y con los labios corrió el escote hasta llegar a mis pezones, se endurecieron al primer mordisco, estaba muy caliente y Nico sabe como ponerme loca. Bajé una mano y busqué su pija dentro del pantalón de baño. Estaba durísima, toda una tentación, lo masturbé y lo metí dentro del solero para restregar ese glande brillante contra mi piel, con la otra mano apretaba su cabeza en mi pecho para no deje de chuparme los pezones

-Metela dentro

-No, nos van a ver

-¿Y qué? Igual ya deben pensar que estamos cogiendo

-No, me muero de vergüenza

-¿Por qué? Somos todos amigos, no sea tonta

-¿No te importa que me vean?

-Me pone más caliente

Con su mano la sacó de la mía, la apuntó a mi concha y con lo dura que la tenía y lo mojada que estaba yo entró hasta el fondo. A mi borrachera de alcohol se le sumó la erótica, Nico se movía despacio recorriendo toda mi vagina y yo me dejé transportar y empecé a subir y bajar sobre esa pija que hacía perder la cabeza. El solero estaba todo enroscado en mi cintura. Al notarme así desnuda miré por sobre mi hombro

-Pará Nico nos están mirando

-Dejalos, no vamos a parar ahora

-¡Se están haciendo la paja!

-No es para menos, vernos a nosotros cogiendo no es cualquier cosa

-Pero…

Me tapó la boca con un beso y arremetió más con su sexo. Otra vez perdí el control, este tipo me puede, conoce cada punto para hacerme enloquecer… Sus manos… Su boca, esa lengua juguetona… Su sexo, caliente, duro y a la vez suave, los ojos que no se apartan de los míos y parecen fascinarme como los del gato al pájaro… Al borde del orgasmo atiné a mirar hacia atrás otra vez, quedaban dos amigos de Nico a los que yo no conocía mucho, los había visto una sola vez con él en un bar pero ni siquiera me los presentó. Esa tarde supe que eran Fredy y Polo, se conocían desde la escuela.

A pesar de que Polo y Fredy estaban muy cerca no pude evitar el orgasmo, tal vez por el alcohol o por lo bien que la pasamos toda la tarde o por lo extraño de la situación pero fue un orgasmo sublime y nada silencioso ni disimulado…

Cuando dejé de sacudirme sobre el sexo de Nico este se sonreía triunfante, como diciendo “viste como gozaste a pesar de que estaban mirando”. No me resistí y le planté un beso de película porno mientras él no dejaba de moverse y calentarme de nuevo.

Volví a hamacar mis caderas sobre Nico y poner su cabeza entre mis tetas, quería más y más…

En eso estaba, bien concentrada en tener un polvo glorioso con Nico, cuando siento una mano de más en mi espalda

-¡Qué linda está tu chica, Nico!

-¡Más que linda!

Quedé petrificada, Nico no, él seguía cogiendo… Parecía que para él que sus amigos se acerquen y me toquen mientras nosotros cogíamos estaba bien…

Me pasaban las manos por la espalda y llegaron a mis nalgas, uno se atrevió a más y pasó un dedo por uno de mis pezones

-¡Toda bien está!

En ese momento me dispuse a protestar, con el susto se me había pasado la borrachera y aunque seguía agitada de excitación abrí la boca para parar toda esta situación que no llegaba a entender pero no pude decir palabra…

Polo, el que había pasado el dedo por mi pezón, me puso un beso que me llenó toda la boca. ¡Qué beso! La lengua sabía lo que quería y no pedía permiso, los labios firmes y tiernos a la vez… Nunca me habían besado así. Mi temperatura subió como si nada de todo eso extraño de tener mirones primero y que quieran participar después estuviese pasando.

En cuanto Polo me suelta me agarra Fredy y también me besa en la boca, siento que acarician mi pecho pero ya no se quien de los tres es. Quiero salir de esa situación pero estoy paralizada…

Fredy se separa y miro a Nico, tiene una cara de diversión y lujuria absoluta, las manos en mis pechos son las de Fredy y Polo… Nico se mueve dentro mío como si nada pasara

-Acabá

-No, así no puedo

-Si podés, dejate ir… Cerrá los ojos… Eso… Movete…

-Nico, se van a sumar…

-¿No te gustaría? Con lo caliente que estás creo que si

-Pero ¿Y después?

-Acabá… Así… Sí…

-Nico que pierdo el control…

-No quiero que te controles, quiero que goces… Que gocemos todo…

Sentí que me estaba yendo, que esa que estaba ahí no era yo… Esa mujer entre esos tres hombres era otra persona y me parecía verla hamacándose sobre el sexo de Nico, sacudiendo la cabeza y dejando que las seis manos la acaricien, las bocas la besen…

Escuché mis gemidos y jadeos como si fuesen de otra, respiré el olor del placer, temblé en nuevo orgasmo y me entregué

-Nico no quiero reproches, vos me hiciste llegar hasta acá.

Parece que eso era lo que esperaba oír Nico, Se hinchó dentro mío y sentí su eyaculación con una fuerza única, tanto que tuve otro orgasmo.

Nico me levantó después de besarme y me colocó en el sillón, se incorporó y lo vi irse para la canilla sacándose el forro.

Sin decir una palabra Polo y Fredy me sacaron el solero y Polo apenas me rozó los labios y con besos muy suaves fue bajando por mi cuerpo hasta llegar a mi concha que después de los polvos con Nico estaba más que sensible…

Polo no sólo sabía besar muy bien… También sabe chupar como ningún otro… La lengua, los labios, dientes… Suave, fuerte…

Fredy se sacó el pantalón y se puso a jugar con su pija cerca de mi cara, sin decir nada, me mira fijo, yo se que quiere pero no lo pide, la decisión tiene que ser mía… Ya perdí el control… Se la agarro y lo pajeo… Se acerca más.

Miro a Nico, se está pajeando con una sonrisa llena de lujuria. Espero algún gesto o señal de él pero no llega.

Sin dejar de mirar a Nico me meto en la boca la pija de Fredy, la chupo despacio, se hacerlo, la siento crecer dura contra mi lengua. Polo acelera la chupada que me está dando y yo hago lo mismo con Fredy. Se mezclan los gemidos de ambos. Busco las miradas de Polo y de Fredy, casi los desafío. Fredy está muy caliente, siento las venas hinchadas en mi boca y la presión en mi mano, me mira fijo

-Te quiero coger

Tiene un forro en la mano, se sale de mi boca y toca el hombro de Polo que se levanta y se acerca a mi cara, todavía tiene los pantalones, se nota su erección, se que él es el culpable de que haya perdido el control, con sus besos y ni que hablar de la chupada. Ahora le voy a enseñar lo que es volverse loco, yo también tengo mis habilidades…

Me acerco a su bulto, sin tocarlo entreabro los labios… De un tirón saco los pantalones y sin darle tiempo a reaccionar paso la punta de mi lengua desde la base al glande, apenas rozando. Empuja tratando de entrar en mi boca y yo me aparto, le doy un beso en la punta y otra vez la lengua de una punta a la otra, acaricio mis mejillas con su glande y paso dos dedos a lo largo y recién ahí lo voy metiendo entre mis labios, apretados contra su pija.

Entretenida en enloquecer a Polo me olvidé de Fredy, éste se acomodó entre mis piernas y sin avisar entró con todo lo que tiene en mi concha totalmente excitada y sensible. Con la sorpresa cerré la boca y casi muerdo la pija de Polo, por suerte sin llegar lo tomó como un juego y soltó un suspiro de placer.

Perdidos ya todos mis prejuicios y principios puse todo mi empeño en la chupada a Polo y en sacudir las caderas y apretar con mi vagina a Fredy que se arqueaba de placer y apenas contenía los gritos. Fredy puso mis piernas en sus hombros empujó una vez y otra, más y más rápido, sentía que llegaba su eyaculación y para mi sorpresa esto me excitó tanto como a él, aparté a Polo por un momento y atraje a Fredy contra mi cuerpo, lo abracé y acabamos juntos en un grito.

Fredy salió despacio, los dos estábamos muy agitados. en cuanto quedé libre Polo se acercó otra vez y se puso a jugar con un dedo en mi boca, primero sólo los labios, fue entrando haciendo que le chupe el dedo, dando vueltas en mi lengua.

Al darse cuenta que seguía excitada, que no necesitaba hacer más me alcanzó el sobre de un forro… Cerrado, para que yo lo abra y se lo ponga… Un gesto por demás erótico con alguien de mucha confianza pero él…

Abrí el sobre con los dientes y le puse el forro muy, muy despacio. Se fue hacia mis piernas y las acarició sin dejar de verme fijo a los ojos…

-Girá

-¿Qué?

-Date vuelta, ponete de rodillas

Me arrodillé en el sillón apoyando los brazos en el espaldar, me acarició las nalgas y separó más mis piernas, sentí su glande pasar una y otra vez por toda mi concha hasta que apretó justo entre mis labios y entró, lento, sin apuro, se quedó un momento quieto bien adentro de mi vagina y ahí sí, agarró mis caderas y me empezó a balancear, adentro y afuera, sin parar.

Me sorprendió que siendo tan bueno con su boca al coger tuviese tan poca imaginación, no cambió ni el ritmo ni la posición. Quería que me hiciese acabar, lo necesitaba, hasta se lo pedí

-Quiero acabar, por favor no te apures…

No me oyó… Se enterró todo dentro mío y ahí quedó, quieto… Yo muy caliente…

Veo acercarse a Nico

-Lindo… Muy lindo…

-Sos un hijo de p…

-Me pareció que lo disfrutaste

Me acaricia el pelo y me da un beso con toda la lengua, pienso en rechazarlo pero no puedo, de haberme preguntado antes si quería coger con sus amigos lo hubiese sacado corriendo pero ahora… Una vez que pasó… No se… Quiero pensar en frío…

-Vamos a bañarnos, la noche es larga…

Me dice Nico y me levanta en sus brazos…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en erotismo, relato erótico, relato porno, Relato XXX y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El cornudo me entregó… Justo cuando creí que iba en serio…

  1. Friné dijo:

    pues nos quedamos en brazos de Nico supendidas como etéreas plumas… juas y rejuas

    Kisss

  2. Pingback: El cornudo me entregó… Justo cuando creí que iba en serio… | Charlas Calientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s