¡Me lo busqué!


Erebo sin límites

Este relato está hecho en colaboración con una amiga de otro sitio, la primera parte, esta, la escribí yo y la segunda mi amiga:

Estoy acostumbrada a que los hombres se lancen en cuanto les doy algo de conversación pero este, justo uno que me gusta, se le ha dado por respetarme. Tengo que hacer algo.
Todos los días a la mañana salgo a correr, nunca sigo el mismo camino y hace unas semanas encontré una plaza muy chica pero con esos aparatos para hacer gimnasia, poco concurrida a esa hora, entro a estudiar a las 8 hs. así que voy ni bien sale el sol.

No queda muy cerca de mi departamento y me quedé sin agua, me cruzo a un kiosko y ahí lo conocí, Víctor, no se si es lindo pero me mató su educación, muy respetuoso, tímido, todo amabilidad. Algunos años más que yo, tengo 19…

Ver la entrada original 1.787 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en erotismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s